Secot o el valor del acompañamiento profesional

Fuente: El Correo

La asociación de jubilados y voluntarios profesionales aporta su experiencia a los jóvenes emprendedores durante todo el proceso.
Los emprendedores cuentan, en Álava, con múltiples apoyos y ayudas, sin embargo, tienen que hacer su recorrido en soledad. Sus inquietudes y sueños no son comprendidos fácilmente por los que les rodean, a los que les gustaría que eligiesen un camino más fácil, convencional y alineado con las corrientes mayoritarias. Pero ellos prefieren explorar nuevas formas de encontrar su hueco en la sociedad, con más o menos innovación.
Pretenden convertir sus ideas en proyectos y estos en una forma de vivir, creándose su propio empleo y, en algunos casos, generando empleos para otros.

Si hurgamos en los antecedentes de las empresas que vemos y conocemos encontraremos, en sus inicios, uno o varios emprendedores. Con independencia de que sea industrial, comercial o de servicios. En muchos casos todavía están al frente de estas, a las que han entregado su tiempo y dedicación. Los emprendedores son los creadores de los empleos del futuro.

Inspiración

Desde Secot, la organización de jubilados y voluntarios que procedemos del área empresarial, profesionales liberales, empresarios, universidad, etc., acompañamos a los emprendedores en ese camino hacia la empresa o el autoempleo con el que sueñan. Tienen ideas firmes, pero las tienen que revestir y completar para convertirlas en productos o servicios que sean apreciados por los consumidores y la sociedad. En base a nuestra experiencia podemos inspirarles para que consigan que su idea vaya arropada con todo lo necesario para que salga adelante. Motivación les sobra, con nuestro apoyo podemos conseguir que no les falten otros detalles necesarios.

A veces nos preguntan si su idea nos parece viable, quieren salir de dudas lo antes posible. Ahí es donde les solemos decir que no somos quien para juzgar su idea, en muchas ocasiones ni siquiera tenemos conocimientos técnicos mínimos, manejamos proyectos de inteligencia artificial, big data, etc., que exceden de nuestro bagaje profesional. Son los clientes los que finalmente validarán la idea y lo harán si les resuelve un problema o genera satisfacción el consumo o uso del producto o servicio.
Es muy gratificante para nosotros cuando alguno de los emprendedores a los que acompañamos sale a flote, vive de su idea y crea una empresa. Además, aprendemos en el proceso y establecemos un puente generacional impagable. Tenemos nuestra asociación, de carácter altruista, abierta a los emprendedores y a los interlocutores de estos, Ayuntamiento de VitoriaGasteiz, Diputación Foral de Álava, fundaciones y entidades privadas.
Los emprendedores son siempre necesarios, en esta situación en la que estamos todavía más necesarios. Estaría muy bien que lo reconociésemos.

Un actividad intensa

En Secot Álava somos 29 socios provenientes de diversos campos de la empresa, abogacía, empresarios, universidad, etc. En los últimos seis años, hemos realizado

221 tutorías de orientación a emprendedores y microempresas, así como un número indefinido de consultas, probablemente semejante, de unas 200.
En cuanto a la formación, impartimos cursos sobre diversos temas, algunos dirigidos a emprendedores: ¿cómo realizar un plan de negocio?, ¿cómo gestionar la parte financiera? etc. Además, impartimos formación sobre temas culturales, personajes típicos alaveses, las fiestas en Álava, arte alavésTambién sesiones formativas sobre habilidades para la empleabilidad (dirigida a desempleados); preparación de entrevistas de trabajo; testamentos y herencias; transición a la jubilación; cuidados físicos y psicológicos para las personas mayores; la situación y soledad de personas mayores, y muchas más.